SevillaFeriaAbril
6 al 11 mayo 2014

Inicio

Historia

Real de la Feria

Casetas

Paseo de caballos

Portadas

Calle del infierno

Toros

Carteles

Plano

Cómo vestir

Las sevillanas

Cómo llegar

Dónde aparcar

Comer y beber

Guía práctica

Ordenanzas

Imagen

Desde sus comienzos ha sido la fiesta de la primavera sevillana. Durante una semana sirve de centro de reunión de todos los sevillanos y visitantes, y cada año descubre lo mejor de esta ciudad y sus gentes, nos alegra y nos anima a compartir esa alegría dejando para "la semana que viene" la rutina del resto del año.

Miles de farolillos y bombillas iluminan la feria y su portada, desde su inicio con el lunes del alumbrado, hasta su culminación el domingo con los fuegos artificiales.

Más de 1000 casetas y un parque de atracciones hacen realidad el delirio y disfrute de los más pequeños y mayores, sin olvidar el majestuoso paseo de caballos y enganches, todo rodeado de armonía y alegría entre bailes, cantes y manzanilla.


Durante esta semana familias completas viven la feria. Se reúnen en las casetas a partir de media mañana hasta bien entrada la madrugada. Disfrutan entre cante y baile de un buen tapeo acompañado de una copita de manzanilla o rebujito, tomando al final del día churros con chocolate, para después abandonar el recinto ferial en busca de un lugar de descanso donde recuperar ganas y fuerzas para volver al recinto ferial al día siguiente.

Durante el día, entre las 12.00 h. y las 20.00 h., se realiza por las calles del recinto el paseo de caballos y enganches, donde sus jinetes y acompañantes van ataviados con el traje típico corto y de flamenca. Numerosas son las personas que se acercan al recinto para disfrutar de este majestuoso desfile, para después  proseguir su camino hacia el parque de atracciones y poder disfrutar de los llamados “cacharritos” y de la calle del infierno.

Paseando por las calles del recinto nos encontramos con diferentes puestos en los que se permite la venta de agua y flores, helados y algodón y servicios de fotografía.

La Feria de Sevilla se celebra siempre la tercera semana después de Semana Santa, de martes a domingo, ambos inclusive. Aunque cada vez son más numerosas las personas que adelantan la feria al fin de semana anterior. Si coincidiese que la feria empezase en el mes de  mayo ésta se adelantaría hasta hacerla coincidir con el mes de abril.

Durante los días de celebración de la Feria queda totalmente prohibido el tráfico rodado y aparcamiento de vehículos de tracción mecánica, motos y bicicletas en el interior del recinto ferial, salvo los servicios autorizados (seguridad, limpieza, avituallamiento…).  También queda  prohíbo cualquier tipo de venta ambulante.

En el transcurso de la semana de feria esta va acompañada del tradicional festejo taurino. Diariamente se celebra en el coso sevillano de la Real Maestranza de Caballería la corrida de toros  anunciada. Numeroso público acude todas las tardes a presenciar el duelo entre el toro y el torero.

Numerosos son los medios materiales y personales que antes, durante y después de la feria, se emplean para velar por el buen funcionamiento de esta.