SevillaFeriaAbril
 

Inicio

Historia

Real de la Feria

Casetas

Paseo de caballos

Portadas

Calle del infierno

Toros

Carteles

Plano

Cómo vestir

Las sevillanas

Cómo llegar

Dónde aparcar

Comer y beber

Guía práctica

Ordenanzas

ImagenLa gastronomía en feria se inicia con la cena del “pescaito”. El lunes por la noche, antes del alumbrado, se reúnen los socios y familiares en las casetas privadas para cenar. El plato estrella es pescado fresco, boquerones, pijotas, cazón en adobo, calamares, choco, salmonetes, etc. acompañado de unos entremeses, chacinas ibéricas, jamón, queso, langostinos y gambas. Para beber manzanilla, rebujito, cerveza y refrescos.

A partir del mediodía el recinto ferial empieza a llenarse de público para ver el tradicional paseo de caballos.

Llegada la hora de comer, todo el mundo se acerca a la caseta para reunirse con la familia y amigos, y pasar así un día agradable fuera de la rutina diaria. En las casetas podemos encontrar guisos y productos típicos de Andalucía: caldereta, garbanzos con bacalao, chacinas, mariscos, revueltos, fritos, salmorejo y algunas carnes a la plancha, sin olvidar la tortilla de patatas.  El almuerzo se prolonga, entre raciones y bebidas, hasta bien entrada la tarde noche. Si no tiene caseta donde poder acercarse para comer le informamos que en el Real existen un número de casetas con acceso libre.

La cena se lleva a cabo picoteando con  raciones variadas de los productos ofrecidos por la restauración de las casetas, acompañados de cerveza, manzanilla, vino fino, rebujito y refrescos.  La carta de productos es la misma que la del mediodía. Después de un largo día entre cante, baile y sobre todo bebida, nada mejor que un buen caldo de puchero para reponer un poco las fuerzas y seguir aguantando el tipo.

Para terminar el día nos trasladamos a la zona de buñolerías para degustar unos churros con chocolate y así abandonar la feria para descansar y poder volver al día siguiente. 

La manzanilla y el vino fino son bebidas que acompañan a la feria desde sus inicios. Ambos son originarios de la provincia de Cádiz, la manzanilla es un vino procedente de  Sanlucar de Barrameda y el fino de Jerez. En los últimos años se ha ido imponiendo el “rebujito” mezcla de manzanilla con refresco gaseoso y mucho hielo.